HISTORIA DE MONTIJO


Montijo es una villa condal enclavada en el sudoeste de la provincia de Badajoz. Su término municipal de 119,68 Km2 de extensión cuenta con Barbaño y Lácara, el 1º constituido en Entidad Local Menor y el 2º dependiente íntegramente de Montijo. Este término es en su mayoría una extensa vega donde predomina la llanura alterada únicamente por cerros de escasa elevación como San Gregorio y La Centinela.


Los vestigios encontrados en la vega datan de la Prehistoria y es posteriormente en la época romana cuando aparecen restos de villas de recreo en lugares cercanos a la actual población de Montijo. En algunas de estas villas o en sus cercanías surgió lo que pudiera haber sido un antiguo "vicus" denominado Agla, que con el tiempo llegaría a ser Montijo. En el escudo de la villa se representa este supuesto origen mediante un pozo flanqueado por dos maceros y dos acacias. Se han encontrado también importantes restos de la época visigoda. En el siglo VII la comarca pasaría a manos musulmanas hasta que en 1.230 Alfonso IX de León reconquistó de nuevo Montijo siendo repoblado por cristianos procedentes de Galicia y León. En esta época Montijo pasó a pertenecer a la jurisdición de Mérida dependiendo de la Orden de Santiago.

 

torre

 

En el siglo XV fue otorgada como Encomienda siendo comendador Don Diego de Alvarado. La encomienda llevaba consigo la obligación de defender los intereses civiles, militares y religiosos de la población pero sin entremeterse en el gobierno de la villa, que recaía en sus alcaldes. En 1.551, el Emperador Carlos I obligado por los grandes gastos que originaban las guerras europeas, vendió la Villa de Montijo, desmembrándola de la Orden de Santiago, al Marqués de Villanueva del Fresno D. Pedro Portocarrero. De esta forma Montijo se independiza del mandato y gobierno de Mérida. En 1.644 en plena guerra de secesión portuguesa se produce la batalla de Montijo. Los portugueses intentan conquistar Badajoz pero al no conseguirlo se dirigen a Montijo y Puebla de la Calzada a los cuales saquean. Hasta la independencia de Portugal en 1.668 se producen continuos saqueos tanto por parte española como portuguesa.

iglesia

En 1.704, tras la muerte de Carlos II se produce un desembarco de tropas anglo-holandesas en Portugal lo que obliga a reforzar la frontera extremeña creandose en Montijo un cuartel general lo que supone para la población mantener un gran número de soldados. En 1.809 con la llegada de los franceses de nuevo la población debe mantener un excesivo número de tropas, hasta que en 1.812 se produce la expulsión definitiva de los franceses de la comarca. A finales del siglo XIX y principios del XX surge una nueva clase obrera pobre que creará focos de tensión. Esto es consecuencia de que tras la desamortización de Mendizábal las propiedades retiradas a la Iglesia pasan a manos de terratenientes que forman una nueva clase dominante que controla los puestos políticos.


Durante el pasado siglo, la comarca ha tenido una gran transformación, especialmente en los años de puesta en marcha del Plan Badajoz, con el que además de la regulación del Guadiana, se trató de poner en regadía la vegas del río y asentar en ellas a numerosos colonos, y como complemento, la industrialización de los productos de los nuevos regadíos y de los recursos naturales de la comarca. En conjunto el Plan no alcanzó el fin propuesto pues si en los años 60 Montijo amplió su población, también a partes de esa fecha y por no haberse llevado a cabo la política industrial propuesta, comenzó el gran éxodo migratorio, que prácticamente ha durados hasta los últimos años, en los que la crisis económica general, y la rehabilitación de la economía montijana, está atrayendo a numerosas familias.
plaza